jueves, 29 de junio de 2006

LA biblia

Hubo un cierto día en que desperté y se hizo la luz (abrí la persiana) y empecé a inquietarme por mis desadquiridas costumbres de inspiración religiosa.
Me dije ¿qué? Y al hacerme esta pregunta y responderla, me percaté de una innegable verdad, me motivé a mi misma para escribir este manifiesto que sacudirá las mentes costumbristas, y les diré porque: todo este mundo desordenado guarda casualidades irreconciliables con la falta de fe del mundo en mi. Yo fui nacida con una misión, que había perdido en remates drogadictos, y entonces, como suele suceder, y hemos visto en la televisión innumerables veces, me salvé por la religión, por la creación de la “mía propia”. Todo esto se da en el trasfondo de mi innegable carácter de profeta nacida para tal. Verán, mi nombre es Jésica Groh, lo que significa Hija de Dios (Jessa) en el idioma eslavo, y me remito para esto a cualquier bibliografía acerca de ponerle nombres a su bebe. Además me apellido Groh, que por sucesivas aproximaciones significa Gross en alemán, esto es Grande. Así que, en resumen, soy la hija de dios grande, lo que significa que yo soy “más grande que Jesús” y no The Beatles, como fue informado al imaginario colectivo.
Pero hay además sospechosas coincidencias que agravan mi situación de profeta. Estoy hablando del incontrovertible hecho de que al principio de todo había solo un MAR , como atestiguan diversas culturas, por ejemplo, en el mito asirio, el dios sin importancia Marduk propone una idea brillante y por eso se le sede el poder del mar, que si bien no sucedió todavía, no se ha probado que sea imposible, que es la base de todas las religiones, es conveniente que pensemos todos al respecto.
Por eso, quisiera profetizar la verdadera y única religión, que algunos llamarán pagana, pero responde a todo lo que hay de verdadero y único en éste mundo y en los universos paralelos que se están chupando la gravedad de nuestra dimensión: un círculo eterno dividido en 4 partes por una cruz, que dicho sea de paso, no tiene nada que ver con Jesús.
Al principio de los tiempos, lo cual es una idea completamente falsa, ya que cada año el tiempo se recicla y vuelve al principio, todo gracias a que Mitra mata un toro/dios todos los años para rejuvenecer el mundo, aunque posiblemente el tiempo se reiniciaría todos los años sin su ayuda, no lo sabemos porque Mitra mata un toro todos los años igualmente, claro.
Al principio de los tiempos en los cuales solo hay un dios bueno y uno malo, y, también una diosa de la fertilidad con serpientes en la cabeza, la cual tiempo después se dedicó a convertir hombres en estatuas; y un dios fálico, en torno del cual siempre danzan hadas que parecen mujeres. Todos las conocemos, están representadas con figurillas de arcilla con sus senos, caderas, nalgas y genitales excesivamente ampliados; y una diosa luna y uno sol y un océano eterno que los esconde; además hay dioses hermafroditas y también buenos y malos al mismo tiempo, que llamaremos duales; por ejemplo: el sol pertenece a los dioses celestiales, hasta que se esconde, cuando pasa a ser uno de los 9 señores de la noche. A su vez, dicho sol es producto del sacrificio de un Dios leproso del principio de los tiempos, y de los sacrificios de corazones humanos que mantienen en movimiento el sol, desde que varias anónimas deidades se lavaron las manos del asunto de mantener el sol funcionando con la dosis de sangre correspondiente. Además se encuentran junto a él y propiciando dichas transacciones, el dios Alba y el dios Crepúsculo, ambos productos de un dios de Canaan, un anciano decrépito, que, intimado por su mujer e hijos, se fue de fiesta un día con dos jovencitas y terminó con un par de creaciones más.
En realidad, la verdad es que la luna es mas poderosa que el dios sol, ya que sale de día y de noche.
Ahora, el hombre fue creado cuando Enlil, luego de separar el cielo de la tierra, hizo un azadón, con el cual cultivó una planta, del cual salió el hombre y la mujer. Es por eso que enterramos nuestros muertos para que vuelvan a la vida.
En el otro lado del mundo, los hombres fueron creados cuando el dios malo se metió en la creación del dios bueno para arruinarla, entonces la tierra plana fue caotizada por medio de montañas y valles, el sol fue alejado del mediodía, en donde residía permanentemente, el fuego empezó a expulsar humo, además el buen hombre y el buen toro fueron dejados en la agonía, pero, por suerte, antes de morir ambos expulsaron un chorro de semen, del cual nacieron los ganados, y una plantita con frutos humanos, respectivamente.
Y el sentido de la vida, es de lo más simple: los dioses estaban cansados de cultivar su propio alimento, entonces crearon a la raza humana para que trabajara y le brindara a los dioses los sacrificios correspondientes, desde sangre, bebida y comida, hasta plata y oro.
Tampoco debemos olvidar a nuestros antepasados muertos, porque podrían volver a hacer maldades espiritualistas desde el otro mundo, dicho sea de paso.
¿Porqué usted nació así? He aquí la respuesta. Un día la diosa madre con lo creación en su útero se emborrachó junto con el dios fálico y bajo este estado ella decidió apostar que podía arruinar la creación, expulso toda clase de seres deformes y el dios fálico les encontró un lugar en la sociedad. Así que ya no se preocupe.
¿Porqué no viviremos para siempre? Los dioses decidieron reservar la vida para ellos y la muerte para los hombre, al igual que la deformidad.
Lo más importante a recordar es que, cuando encuentre el lugar de encuentro entre las dimensiones material y espiritual, haga un santuario, si es posible con formas rocosas que se asemejen a los espíritus que halla visto vagar sobre la tierra.
Además, la representación de un animal puede llevar a la muerte del mismo, así que se deben tener mucho cuidado al seleccionar las formaciones rocosas.
Una vez construido el lugar de culto se deben ofrecer sacrificios animales si el dios es mediocre, de niños si el dios es mediocre pero requiere sangre humana, de adultos si es un dios muy poderoso y de vírgenes si se trata de una ocasión especial, las cuales pueden ser desvirgadas en público antes de morir. O podemos también matar hombres y comer sus encéfalos para incorporar el vigor y el poder del difunto.
El sacrificio es tan meritorio que obliga a los dioses a conceder favores. Pero igualmente el mundo está ordenado perfectamente aunque nosotros intervengamos hacia el bien o el mal, porque los dioses son el absoluto, la realidad entera, todo lo demás es imaginario.
También es importante poseer una enciclopedia de agüeros, para leer el futuro en las grietas de las paredes, en las similitudes y diferencia de los hígados de los animales sacrificados, en el vuelos de los pájaros, en los sueños que nos remiten a la vida espiritual paralela, observando las estrellas, o simplemente acudiendo a un oráculo.
Además es importante construir tumbas adecuadas, como pirámides, por ejemplo. Debemos enterrar a todos los muertos en posición fetal para que puedan volver a la madre Tierra.
Si matamos un oso, debemos enterrarlo adecuadamente en una caja, para que los demás osos no se vuelvan en nuestra contra.
Yo personalmente, quiero ser enterrada con herramientas de cuarzo y cuchillos de pedernal y con una mascarilla de oro; para mi próxima vida.
Mi pirámide debe tener estatuas sexy tratadas con la ceremonia de “apertura de boca” para que puedan revivir conmigo, que estaré momificada para que mi espíritu pueda abandonar mi cuerpo adecuadamente, o, en su defecto, debe haber un retrato o estatuilla de mi. También llevaré conmigo “el libro de los muertos” para librarme por medio de conjuros de los demonios y demás obstáculos que encuentre en mi camino hacia la nueva vida; en la cual estaré sentada a la diestra del Dios Thorr, el enemigo del Cristo Blanco, que con su martillo y su traje de novia hace las más impresionantes hazañas.
Pero antes me someteré a la balanza de los dioses, en la cual mi alma pesará menos que la pluma de la verdad, entonces Thot, el escriba de los dioses, registrará mi veredicto, y podré conocerlo, esto es importante porque él es mi preferido, el dios de los escritores.
Luego pasaré por una cortina de metal fundido. Primero debe sobrevivir mi alma y luego mi cuerpo, y deberé lograr no ser arrastrada por el metal caliente que me confinaría los infiernos del dios malo.
El infierno es un lugar extremadamente frío, donde solo hay piedras para comer.
Podrías salvarte si practicaras la prostitución ritual en vida, luego es demasiado tarde.
Si fuiste un guerrero inca, podrás ir a vivir cuatro años con el sol y reencarnarte luego en forma de colibrí.
Y lo más importante: fiesta el viernes, día de la fertilidad, gracias al Dios Freyr (Friday).
Y no se olviden de contribuir el Diezmo por adelantado para que caiga la lluvia.
AMEN

2 comentarios:

  1. Jésica: es la primera religion que me convence... cuando hay misa?
    Comensare a resarte todas las noches antes de masturbarme..
    Muy bueno...

    ResponderEliminar
  2. Hola! otra Jesica... desde que sé el siginificado de mi nombre me hurgo el cerebro y cuanto libro puedo en averiguar quién joraca es el tal Jessa, pero parece que no tiene prensa... sabés algo de él?
    Saluditos!!

    ResponderEliminar