miércoles, 10 de mayo de 2006


Caverna submarina
Era una particular caverna submarina
Yo avanzaba y el ruido del agua era algo nunca oido
Yo me eche a oir
el agua de los rios de la llanura
y de los rios de montaña,
a esta agua no la reconocia
Esta que mis pies movian dentro de la casa
sonaba como de otro mundo
como proveniente de otra realidad
Y era una suerte que ya habia bajado, mucho
Espere todo un dia luego de que comenzo a descender
seguilos consejos de mi vecino:"con el agua en las rodillas si, con el agua en el culo no", por lo demas, habia que conservar la ropa lo mas seca posible y, al fin
baje a constatar la presencia del intruso:el rio en mi casa
pero a el, mas antiguo que yo, mas viejo que una ciudad
de mas de quinientos años, todo le era indiferente
Ahora yo visitaba esa extraña caverna poblada por objetos flotantes
y moles de madera que amenazaban caerse
Yo era un hombre de cientos de miles de años de antiguedad
El progreso, ciertamante, nos habia llevado muy lejos
habia tomado una gran curva
se habia enrollado
como la serpiente que se muerde la cola
Yo avanzaba en medio de la confusion
pero de todo aquel extrañamiento:
el ruido del agua que desplazaba mis pies
un ruido que nunca habia oido
era la nota mayor
el ruido, un ruido que dudo
jamas pueda olvidar

ROBERTO MALATESTA

5 comentarios:

  1. Basura. Podría haberlo titulado "Yo-Yo"

    ResponderEliminar
  2. ... ciertamente, Foulcault y Deleuze preoblematizan sobre un Teatro Philosofico" (libro muy indo ese) y sobre la lògica de la Repeticiòn...
    la verdad es que la logica de sentido de este tipo (un poco perverso) que opina desde el anonimato parece quebrase bajo un manto de soberbia...
    Valentina

    ResponderEliminar
  3. ¡Foulcaut y Deleuze! ¿Quién es el soberbio? Perversa sí. ¡Pésame dios mío...!

    ResponderEliminar
  4. pésame dios tuyo!

    ResponderEliminar
  5. I big your pardon... Pèsame Freud mío
    La perversa

    ResponderEliminar