jueves, 12 de enero de 2006

DOS POESIAS DE GUELBERT

El rapto.
Esperar. Se. Lo se muy bien: vendrás.
Seguir esperando.
Ni fan club, ni ovnis, ni raptores...
ninguno tiene tu cuerpo
¿dónde?
¿con quien?
La noche no es. La calles están vacías
de tus pasos tambaleantes nadie sabe.
Parece que llegas, aparece un espectro:
“no sale por que está haciendo de buena persona”
al final no llegaste nunca lo hiciste...
al final esos cuerpos estaban en sus círculos familiares,
como súper héroes, como batman,
deben respetar ese código:
respetar.
Sin súper héroes, ni caricaturas...
con una copa en la mano brindaste, una noche buena, por algo.
Dicen que eso se cumple, dicen que “mejoramos” y esas cosas.
Pensando hasta el cansancio estas cuestiones, uno, trata de sobrellevar,
de aguantar y descomprimirse...
al final, o al principio, esos cuerpos secuestrados, auto secuestrados...
¿dónde estaban lo sabemos? ¿lo sabremos? ¿acaso se de mi mismo?


Invisible.
Nunca de día, siempre de noche...
No existe día, ni rayo de sol que, alumbrando la retina de mis ojos, pueda comprenderte.

Sós el fantasma apareciendo siempre de noche...
No existe sabana, ni sombra que, cubriendo tus labios, pueda contenerte.

Nunca de día, todas las noches todas...
Existe un fulgor anárquico que ilumina tus pechos...

Sós el ente sombrío noctívago: la sombra de la sombra.¿como no serlo? si las palabras nuestras... te invocan...

2 comentarios:

  1. Hola! La verdad, muy lindo esto que escribiste! Espero que estés mejor, aunque a decir verdad, me gustaría que estés bien. _ _ _YO_ _ _

    ResponderEliminar