lunes, 5 de diciembre de 2005

Algunas flechas (para el amor)

De tanto amar al prójimo (como lo estamos haciendo) corremos el riesgo de tratarlo como una simple cosa.

¿Y ahora? ¿que será de ti pobre diablo que te amas a ti mismo como amas a tu prójimo?

Amamos más las cosas que nos dan placer, los objetos del placer, que a las personas que decimos que amamos.
No hablo de hedonismo y/ o epicureismo o de platonismo. No hablo tampoco de utilitarismo o kantismo, si quiera de religión, mística o arte...
Yo amo y es difícil salir de esta discusión. Algunos optan por dios, otros por las personas, otros por la naturaleza o la cultura (súper- sobre vivencia)...

Basta ya de discursos. A veces las personas encuentran aburrida la discusión sobre el amor... ¿o es que acaso el aburrimiento se apoderó de sus cuerpos?

Por guido gelbert

1 comentario:

  1. mas vale que devolvas las cosas y no hace falta que te diga quien soy

    ResponderEliminar